Pasar al contenido principal
COVID-19

La confianza es la base de los sistemas de salud receptivos y justos

17 de Febrero de 2022
Headshot of Chaitali Sinha

Chaitali Sinha

Especialista senior de programas del IDRC
Headshot of Walter Flores

Walter Flores

Fundador y consejero principal del CEGSS
headshot of carmen logie

Carmen Logie

Profesora adjunta de la Universidad de Toronto

Respuestas informadas. Recuperación para todos.

El cuidado de la salud es una búsqueda tanto personal como pública. En ambos niveles, la confianza es un componente clave: confianza en los proveedores de atención individuales y confianza en que el sistema de salud, las autoridades de salud pública y los líderes políticos buscan el bien de todos. Este ingrediente invisible, pero integral, de los sistemas de salud fuertes, receptivos y justos a menudo es frágil, es cuestionado o faltante, particularmente entre los grupos desfavorecidos que sufren sesgos históricos y sistémicos. Ante crisis como la pandemia de COVID-19, la confianza que ha sido dañada ha resultado en campañas de salud pública ineficaces, proliferación de información errónea, enfermedades generalizadas y sistemas de salud al borde del colapso.

En un estudio reciente de 18 municipios guatemaltecos con grandes poblaciones indígenas, los líderes comunitarios reportaron que aproximadamente la mitad de los residentes rechazaron el uso de mascarillas o el distanciamiento social como medidas preventivas contra el COVID-19. Esta investigación, realizada por el Centro de Estudios para la Equidad y Gobernanza en los Sistemas de Salud (CEGSS), también encontró que con frecuencia se desconfía de las vacunas o se las considera innecesarias. Es importante señalar que estas personas no necesariamente han adoptado una postura antivacunas; más bien, son escépticas sobre una nueva vacuna, con información limitada disponible para ellas en su idioma local. Guatemala no está sola. La mayoría de los países han experimentado diversos grados de vacilación hacia las medidas de salud pública a lo largo de las múltiples oleadas de infecciones por COVID-19.

En muchos países de bajos y medianos ingresos, donde los sistemas de salud ya están sobrecargados y con fondos insuficientes, se puede decir que los déficits de confianza preexistentes son más evidentes entre los grupos desfavorecidos, tales como los pueblos indígenas, los refugiados, las personas discapacitadas, las lesbianas, los homosexuales, los bisexuales y las comunidades transgénero, de jóvenes y de mujeres. Aquellos que pertenecen a uno o más grupos desfavorecidos necesitan atención adicional y personalizada, especialmente durante las crisis.

La confianza es una característica central que atraviesa las prioridades de investigación descritas en la Hoja de ruta de investigación de las Naciones Unidas para la recuperación de COVID-19. Esta hoja de ruta proporciona un marco sobre cómo la investigación y la ciencia pueden apoyar una mejor recuperación socioeconómica y un futuro más equitativo, resiliente y sostenible. Dentro del marco, la confianza aparece explícitamente en relación con involucrar a las comunidades para generar confianza en los sistemas y servicios de salud, asegurando que los líderes de salud pública se comuniquen de manera efectiva con diferentes poblaciones y midiendo en qué medida las poblaciones marginadas y más afectadas están involucradas en el diseño e implementación de soluciones.

Las dificultades provocadas por la pandemia de COVID-19 ponen de relieve cómo las desigualdades existentes y los comportamientos discriminatorios prevalentes, que tienden a pasar desapercibidos o a ser ignorados por los sistemas de salud y los proveedores de servicios, pueden dañar aún más el bienestar y la dignidad de las personas. Las relaciones tensas pueden erosionar la confianza y generar sospechas acerca de motivos maliciosos o manipuladores que impulsan las directivas de salud pública, tales como el distanciamiento físico, el lavado de manos y la vacunación.

Leyenda de la foto: Un equipo desarrolló un cómic en cinco idiomas locales utilizado por jóvenes refugiados en Uganda para aumentar la confianza en los esfuerzos de salud pública

 

Media
In a scene from a comic book, a young man explains that the risk of transmission is low when people wear masks.
Janine Carrington
A team developed a comic book in five local languages used by refugee youth in Uganda to increase trust in public-health efforts.

Se necesita atención para los grupos marginados y participación de la comunidad

La investigación realizada por el CEGSS forma parte de una iniciativa más grande financiada por el IDRC que está generando evidencia sobre medidas y estrategias para reducir los riesgos de salud relacionados con el COVID-19 para las poblaciones de refugiados, desplazados y migrantes durante y después de la pandemia. El equipo descubrió que los mensajes de salud pública guatemaltecos sobre COVID-19 no están adaptados a comunidades diversas, incluyendo aquellas con grandes poblaciones indígenas. El resultado es una escasa adopción de las medidas preventivas

Por ejemplo, en muchos municipios guatemaltecos, se brinda muy poca información sobre prácticas y servicios de prevención de COVID-19 a las poblaciones indígenas locales en sus propios idiomas, a pesar de que el idioma es clave para generar confianza en los proveedores y servicios de atención médica. Estas comunidades también acogen a migrantes con diferentes experiencias de vulnerabilidad y opresión. Los mensajes no han apuntado a ser distribuidos a estos subgrupos específicos, y ha habido pocas asociaciones con líderes comunitarios para mejorar la participación de todos los miembros de la comunidad local. En un país donde casi el 20% de la población no sabe leer o no ha tenido educación formal, es esencial adaptar los mensajes de salud pública para garantizar la inclusión y la adecuación del idioma.

La desconexión entre las comunicaciones oficiales de salud pública y las comunidades vulnerables que necesitan información ha resultado en el desprecio de las medidas de prevención de COVID-19 y el escepticismo o la total desconfianza hacia los esfuerzos de salud pública liderados por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. De hecho, solo un tercio de las personas entrevistadas que viven en los municipios rurales incluidos en el proyecto reportaron haber visto o escuchado algún mensaje público de las campañas oficiales de prevención de la pandemia. La falta de información oficial culturalmente relevante ha permitido que el miedo y la desinformación se arraiguen y crezcan.

Similarmente, el proyecto de investigación Kukaa Salama (Mantenerse Seguro) en Uganda, dirigido por la Universidad de Toronto en asociación con Jóvenes Refugiados Africanos para el Desarrollo Integral, ha encontrado altos niveles de desconfianza en el sistema de salud entre los jóvenes refugiados. Uganda alberga a más de 1,4 millones de refugiados, el número más alto de todos los países del África subsahariana. Esta población de refugiados incluye un gran segmento de jóvenes. Los jóvenes refugiados urbanos se enfrentan a altos niveles de pobreza y desempleo y viven en condiciones de hacinamiento y mala ventilación. Los refugiados, y en particular los jóvenes, a menudo son marginados por una multitud de razones, tales como el país de origen, la identidad, la edad, la sexualidad, los ingresos y la ocupación. Han perdido sus hogares y ahora deben residir en países donde posiblemente no sean bienvenidos o solo sean aceptados a regañadientes. Fomentar la confianza entre los jóvenes es notoriamente difícil en esos entornos, donde ya se sienten alienados.

La comunicación de las medidas de seguridad y prevención de COVID-19 a la población de refugiados de Uganda no ha sido efectiva ni se ha traducido a los idiomas hablados por los refugiados. Al igual que en Guatemala, en ausencia de mensajes persuasivos, culturalmente apropiados y específicos para la edad provenientes de fuentes creíbles, la información errónea distribuida a través de varios canales, incluyendo las redes sociales, ha dado forma a la opinión y sembrado el miedo. Solo el 18 % de los jóvenes participantes en el estudio dijeron que era muy probable que se vacunaran y a muchos participantes les preocupa que las máscaras les hagan daño, lo que revela el vínculo entre la baja absorción de información de salud pública y los comportamientos de salud individuales.

Abordar la desconfianza a través de un lenguaje apropiado y canales confiables

El proyecto Kukaa Salama ha identificado varios factores que pueden mejorar los mensajes de salud y ayudar a aumentar la confianza en los esfuerzos de salud pública y la aceptación de la vacuna. Estos incluyen tener en cuenta las creencias y normas socioculturales, así como la edad, y adaptar los servicios de COVID-19 para los jóvenes refugiados. La aceptación de las vacunas se puede mejorar abordando claramente la seguridad de las vacunas y los beneficios para las personas y la comunidad. El equipo de investigación de Uganda está poniendo en práctica estos enfoques al desarrollar y distribuir un cómic en cinco idiomas locales que habla directamente de los desafíos y aspiraciones reales de los jóvenes refugiados en Kampala en un formato apropiado para su edad. Además, el proyecto está ensayando el impacto de una comunidad en línea creada específicamente para educar a los jóvenes refugiados sobre la prevención de COVID-19. Los niveles de compromiso con los jóvenes refugiados fueron altos a lo largo de la intervención, con cerca del 90% de los participantes que permanecieron conectados activamente con el grupo en línea.

La recepción de las medidas ensayadas en Guatemala es igualmente prometedora. El CEGSS ha diseñado y está implementando un programa de desarrollo de capacidades dirigido a las poblaciones indígenas. El programa combina un manual escrito con videos cortos para teléfonos móviles, interacción de voz y texto a través de grupos de chat de teléfonos móviles y pequeños talleres presenciales. Los líderes comunitarios locales que han recibido la vacuna COVID-19 han dado testimonios en video de sus dudas iniciales y el posterior cambio de opinión gracias al enfoque utilizado y la información proporcionada por el CEGSS. Ahora están alentando a otros a vacunarse. Estos videos se están distribuyendo digitalmente a toda la red de trabajadores voluntarios de divulgación para una mayor difusión e influencia.

La investigación en Uganda y Guatemala habla directamente de los objetivos articulados en la Hoja de ruta de investigación de las Naciones Unidas para la recuperación de COVID-19, a través de un enfoque en la participación comunitaria sostenida, identificando brechas en las prácticas de comunicación de salud pública y adoptando procesos de diseño conjunto para las intervenciones. Aunque se trabaja con poblaciones muy diferentes, estos ejemplos demuestran que la confianza se puede reconstruir a través de procesos públicos informados y participación local empoderada, cultural y apropiada para la edad. Pero generar y fomentar la confianza debe ser un proceso continuo, completamente integrado en los sistemas de salud y las prácticas comunitarias. Requiere una inversión temprana y continua que puede generar dividendos innegables.

COVID-19 ha brindado la oportunidad de repensar y reconstruir la confianza en los sistemas de salud. Al fortalecer dicha confianza ahora, los sistemas de salud pueden seguir siendo receptivos y resilientes durante el resto de esta pandemia y frente a otros desafíos de salud a gran escala por venir.